Los viajeros a Nueva Zelanda a√ļn deben tener cuidado de que pueda ocurrir otro bloqueo en cualquier momento, en cualquier pa√≠s.

Los viajeros a Nueva Zelanda a√ļn deben tener cuidado de que pueda ocurrir otro bloqueo en cualquier momento, en cualquier pa√≠s. Foto: iStock

Una naci√≥n que alguna vez fue acogedora y responsable de uno de los lemas tur√≠sticos m√°s famosos del mundo, ¬ęNueva Zelanda 100% pura¬Ľ, ha presentado su √ļltima manifestaci√≥n de la era COVID. Pero ¬ęFlyer Beware¬Ľ, como lo acu√Ī√≥ la primera ministra de Kiwi, Jacinda Ardern, es un gran inconveniente.

En un discurso un tanto deflacionario, aunque quizás realista, para confirmar la inflación largamente esperada de una burbuja trans-Tasmana sin cuarentena desde las 9:29 pm (AEST) del domingo 18 de abril, Ardern describió una letanía de razones por las que los australianos no lo hacen. tomar unas vacaciones al otro lado de la zanja.

Además, para un país famoso por los viajes llenos de adrenalina, unas vacaciones en Nueva Zelanda todavía se transforman en un destino bastante aventurero, en caso de que se ordene una congelación repentina y draconiana mientras los australianos se encuentran en la tierra de la larga nube blanca.

Con base en las alarmantes advertencias de Ardern, los australianos podrían pagar para evitar volar a Auckland, el centro más propenso a epidemias de Nueva Zelanda debido al alto porcentaje de viajeros en cuarentena en hoteles allí.

Quedarse atrapado en un país extranjero, incluso si no es en uno extranjero como Nueva Zelanda, es una propuesta diferente a estar atrapado en un estado o territorio australiano.

Si los australianos deciden ir, pueden estar interesados ‚Äč‚Äčen establecer un l√≠mite considerable en sus tarjetas de cr√©dito para cubrir costos de alojamiento inesperados, ya que el seguro de viaje no cubre los brotes de COVID-19. ¬ŅY la eventual explosi√≥n de una burbuja supondr√° el fin del viaje organizado hasta nuevo aviso o los dirigentes tendr√°n el valor de continuarlo?

A pesar de estos contratiempos, no subestimamos la voluntad, la determinación y el entusiasmo de los australianos por viajar durante la pandemia, como lo demuestran los miles que han ignorado las advertencias del primer ministro de no vacacionar en Queensland durante la Pascua.

El anuncio completo de la burbuja representa una de las decisiones de posguerra más importantes tomadas entre vecinos cercanos, así como una prueba de fuego para el mundo sobre cómo reanudar los viajes transfronterizos sin inmunidad colectiva.

Ciertamente, el mundo verá cómo Australia y Nueva Zelanda se llevan parte de sus dividendos por su manejo saludable del virus.

El anuncio de Ardern tambi√©n ilustra la complejidad de lanzar una burbuja en una pandemia y, si tiene √©xito, ser√° el primer puente de viaje importante en hacerlo. Muchos otros intentos han fracasado, incluido uno entre Singapur y Hong Kong que termin√≥ antes de comenzar cuando este √ļltimo sufri√≥ un brote severo de COVID-19.

Por supuesto, en una nota m√°s ligera, la burbuja trans-Tasmania podr√≠a haber sido mucho m√°s f√°cil si Nueva Zelanda no hubiera rechazado la oportunidad de unirse a Australia en una federaci√≥n hace unos 100 a√Īos, prefiriendo ser una naci√≥n propia.

Los kiwis confundidos por nuestro sistema federado pueden sentirse aliviados por esa decisi√≥n ahora, ya que han visto un a√Īo completo de aperturas y cierres estatales r√°pidos en su lado de Tasmania.

Despu√©s de todo, la naturaleza compleja de los estados australianos no unidos y sus pol√≠ticas fronterizas divergentes COVID-19 han sido en gran parte culpables porque la burbuja Australia-Nueva Zelanda tard√≥ un a√Īo completo en finalmente llegar a buen t√©rmino.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here