Portada » Cobijas y cobertores: cómo darle color a tus espacios
Hogar y Decoración

Cobijas y cobertores: cómo darle color a tus espacios

Al hablar de diseño de interiores, se puede decir que hoy en día son tendencia los espacios en donde predominan los colores claros y neutros. Esto facilita el momento de ensamblar los muebles y decorar todos los espacios. Después es mucho más fácil recurrir a cobertores, cuadros o cojines, para darle un poco de color a cada habitación.

La decoración de las habitaciones de los más chiquitos de la casa, como la del resto de la familia, se puede completar eligiendo entre todas las opciones de cobertores. El secreto está en adquirir un modelo que combine con el resto de los elementos.

Se pueden encontrar de todos los tipos, telas, colores y con infinidad de diseños; lo único importante es lograr crear un ambiente que sea agradable y que invite a querer pasar horas en él.

5 opciones para decorar los sillones con cobijas

Las cobijas se han convertido en un elemento clave a la hora de decorar los cuartos y las salas de estar. Y es que si se las utiliza de manera adecuada, pueden brindar el toque que el espacio necesita para lucir como una casa de revista.

Que caiga sobre el apoyabrazos

Esta es una forma clásica de acomodar las cobijas o cobertores sobre el sillón. Lo que se recomienda es doblar el pedazo de tela lo más ordenado posible y acomodarlo dejándolo caer por los dos lados.

Doblada y sobre una punta

Este estilo se suele utilizar en sillones grandes o en los esquineros. Lo que hay que hacer es muy simple: solamente se tiene que doblar la cobija y apoyarla en uno de los extremos del sillón. Si el mueble es muy grande, se recomienda poner al menos dos (una encima de la otra).

Extendida sobre uno de los cuerpos

Esta técnica es la misma que se utiliza a la hora de decorar las camas. Solamente se tiene que estirar la cobija de punta a punta sobre uno de los cuerpos del sillón. En el caso de las camas, lo aconsejable es dejar un espacio en la parte de abajo y después colocar el cobertor o la manta.

Quedó ahí por casualidad

Se usa mucho el estilo en el cual los elementos parecen haber logrado la posición adecuada; es decir, sin haberlo planeado. Solamente hay que arrojar la cobija en uno de los costados del sillón y dejarla caer naturalmente.

Una canasta al costado del sillón

Si por alguna razón el hecho de tener cobijas sobre el sillón no parece una buena idea, otra opción es colocar una canasta de madera o de mimbre en la sala de estar en dónde se puedan dejar cobertores al alcance de la mano, en caso de que se quieran usar.

Combinar y jugar con las texturas

Elegir las cobijas o los cobertores adecuados es mucho más fácil de lo que puede parecer a simple vista. ¿La razón? Son elementos con los que se puede jugar y experimentar. Es muy difícil que luzcan mal.

Si se tiene un sillón, sillas o un cuarto lleno de color, lo que se recomienda es recurrir a cobijas de colores neutros. O, por el contrario, escoger un tono o una textura que contraste con el resto de los elementos.

Los muebles de colores neutros permiten jugar más libremente, ya que van a lucir bien con todos los géneros de tela, estampas, dibujos, colores y diseños. Solamente es cuestión de animarse a jugar.

IMÁGENES: UNSPLASH

Añadir comentario

Haz clic para publicar un comentario