Investigadores de la Universidad de Oporto, Portugal, analizaron 92 perros en escuelas de entrenamiento. Mientras que 42 de ellos fueron entrenados con el uso de recompensas, como comida y juego, los otros 50 fueron parte de programas aversivos, en los que reinaban los trucos. Despu√©s de dos a√Īos, los cient√≠ficos encontraron signos de nerviosismo y pesimismo y altos niveles de cortisol (la hormona del estr√©s) s√≥lo en el segundo grupo.

La veterinaria Marcela Barbieri Boro, de la franquicia Cão Cidadão, en São Paulo, dice que someter a la mascota a gritos y sermones dentro de la casa también es capaz de llevar a estos resultados.

¬ęEl perro puede sufrir da√Īos cognitivos, metab√≥licos y de comportamiento¬Ľ, dice.

Ver qu√© es v√°lido (o no) para ense√Īar y corregir al animal

Bocadillo saludable: es una buena forma de incentivo, pero en exceso lleva a la obesidad. Prefiero las naturales.

Deja de castigar: adem√°s de estresarlo, no es tan √ļtil. ¬ęNo se asocia con el mal comportamiento¬Ľ, aclara el veterinario.

Voz de mando: si la mascota hace algo malo, puedes hablar asertivamente y aplaudir, sólo para llamar la atención.

Afecto extra: ¬ęEl refuerzo positivo se basa en recompensas variadas, no s√≥lo en la comida¬Ľ, se√Īala Marcela.

Educador de la salud: ¬ęEnse√Īe el lugar correcto para orinar antes de recurrir al repelente. El entrenamiento es m√°s efectivo¬Ľ, dice.

Gasto de energía: Ofrecer objetos y juguetes para que la mascota no muerda los muebles y los zapatos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here