Tecnología

Atrás del bombo criptográfico existe una ideología de cambio social

Los anuncios de NFT, de la cadena de blockchain, y criptomonedas como Bitcoin (BTC) suelen estar en todas partes. Las tecnologías criptográficas se están suscitando como reemplazo de las entidades bancarias; una nueva manera de comprar arte; una mejor forma de inversión y una parte fundamental del metaverso.

Para muchas personas estas tecnologías son confusas y un poco riesgosas. Pero los entusiastas los suscitan ardientemente.

Ciertos investigadores de seguridad cibernética y de redes sociales, han descubierto que atrás de la exageración existe una ideología sobre lo que es el cambio social: los fanáticos incondicionales objetan que las criptomonedas harán que la gente confíen en la tecnología en vez del gobierno, que ven como íntimamente poco confiable. Este pensamiento lleva a la gente a animar su uso mientras resta sus riesgos.

Los verdaderos creyentes

Los expertos en criptomonedas han estudiado desde el año pasado este tema para tratar de comprender cómo habla la gente sobre criptomonedad y Bitcoin Prime. Las voces más enérgicas dentro de la investigación fueron un grupo de entusiastas de las monedas digitales que se autodenominaban “Verdaderos Bitcoiners”. A diferencia de los fanáticos de la tecnología o los consignatarios de criptomonedas, los “auténticos bitcoiners” no discutían de tecnología ni de su propio uso de las monedas digitales. En cambio, hablaron de libertad y la corrupción.

Estos fanáticos de las monedas digitales a menudo señalan ejemplos de lo que ven como corrupción estatal y corrupción colectiva. Reconocen que la sociedad obedece que los gobiernos y las asociaciones establezcan y hagan cumplir las normas, y se quejan de que las personas están atrapadas en estas política “corruptas”. La corrupción, expresan, es un defecto fatal de la humanidad y lleva a tratar de intervenir y dañar a los demás.

Los fanáticos ven a Bitcoin, la cadena blockchain y otras técnicas criptográficas como una alternativa para evitar la corrupción. Discuten que estas nuevas tecnologías son “sin seguridad” y no dependen de las entidades. Puede comprar y vender cosas utilizando Bitcoin sin consultar con una entidad bancaria o utilizar efectivo emitido por el gobierno.

Blockchain, es la tecnología inferior a las criptomonedas, conserva registros de propiedad y movimientos sin necesidad de confiar en terceros ni en ninguna entidad del gobierno.

Estas dos afirmaciones, que los gobiernos son corruptos y que las monedas digitales evitan esa corrupción, son frecuentes entre los fanáticos de las monedas digitales que se han estudiado. Pero los fanáticos van un paso más allá. Y desean encontrar ese cambio.

Contradicen que la criptografía es la manera en que sucederá ese cambio. Para los fanáticos de las criptomonedas, utilizar monedas digitales no es solo una manera de comprar y vender cosas. Discuten que al utilizar tecnologías criptográficas, la humanidad se volverá menos dependiente del gobierno y las asociaciones. Es decir, utilizar criptografía, y conseguir que la mayor cantidad de personas posible la utilice tanto como desee, es una manera de cambiar el mundo y quitarles el poder que tienen los gobiernos.

Induciendo una ideología

Estas afirmaciones sobre quién debe y quién no debe asumir el poder en una sociedad representan una ideología. Una parte significativa de la ideología del medio de la criptográfica es que este cambio no logra suceder a menos que las personas utilicen criptografía. La tecnología y el pensamiento están unidos.

Para muchos de estos fanáticos, recomendar el uso de las monedas digitales a otras personas no es solo un consejo tecnológico. Para ellos, comprar, almacenar y vender Bitcoin es una forma de diligente político y social. Discuten que comprar criptomonedas excluirá la corrupción y cambiará el medio social para que confíe en la tecnología por arriba del gobierno.

Este pensamiento es una adaptación más extrema del tecnolibertarismo, que desea reemplazar el gobierno con técnicas novedosas. Del mismo modo que los tecnolibertarios, los verdaderos de Bitcoin ambicionan que la tecnología controle la humanidad. Pero se orientan en el control económico y financiero más que en las independencias civiles. Y debido a que el impulso de las monedas digitales es parte de este pensamiento, las criptomonedas frecuentemente se han comparado hasta con una religión.

¿Qué te ha parecido?

Añadir comentario

Haz clic para publicar un comentario