Bebés y Niños

¿Cómo debe ser un yogur infantil?

yogur natural

La alimentación es la base fundamental de las personas para gozar de una buena salud. Este aspecto, cuando hablamos de los más pequeños de la casa, se convierte más importante todavía. Los niños deben comer de todo para conseguir los nutrientes que necesitan. Fruta, verduras, carnes, pescados o yogures infantiles son algunos de los alimentos que deben ingerir. El yogur es un alimento ancestral que aporta principalmente proteínas, calcio y bacterias con beneficios para la salud.  En el mercado encontramos una amplia variedad de ellos, pero debemos fijarnos en diferentes características para saber si son saludables. 

El yogur natural sin azúcar es el más recomendable para los niños 

El yogur es un postre ideal para los niños por su versatilidad a la hora de combinarlo y su alto aporte nutricional. Debido a la cantidad de oferta que hay, siempre debemos buscar el que mejor se adapte a las exigentes necesidades nutricionales de los bebés.  Asimismo, tiene calcio que se puede absorber con sencillez, es proporcionado en cuanto a proteínas, hidratos de carbono y grasa. Otro aspecto interesante es que es muy digerible para los pequeños y ayudará a sus digestiones.

El mejor yogur para nuestros hijos es el natural sin azúcar, a pesar de que haya de diferentes tipos como el desnatado, con trocitos de fruta, cereales, etc. Según los expertos en salud infantil, en la etiqueta deberemos fijarnos que sea saludable en la tabla nutricional. Deberemos de escoger aquel yogur que tenga el menor contenido de azúcar declarado en la etiqueta, teniendo en cuenta que los ingredientes siempre se colocan por orden de cantidad. Es decir, el primer ingrediente será el que esté presente en el producto y así progresivamente. También debemos prestar atención a que no lleve nada de azúcar añadido, es decir, que no aparezca el azúcar como un ingrediente más. 

Es posible que los niños prefieran yogures de sabores de fruta o con trocitos. Lo recomendable es que se acostumbren desde pequeños al sabor del yogur natural sin ningún tipo de edulcorante, pero siempre podremos endulzárselo un poco con trocitos de fruta si ya está en edad de tomar algún alimento sólido. Si queremos hacer el postre más divertido, podemos jugar con el envase en caso de que sea de cristal reutilizándolo para manualidades o congelándolo colocándole palitos de madera para convertirlo en un helado sano.

Ahora que sabemos cómo debe ser un yogur saludable y sobre todo, cómo educar a nuestros hijos para que se acostumbren a él, nos centraremos en resolver la duda de cuándo podemos darles a nuestros hijos el yogur. Generalmente, podemos comenzar a darle yogur cuando empecemos con la alimentación complementaria, de una forma progresiva como con el resto de alimentos. 

Con todo ello, concluimos que el yogur para niños es un alimento saludable y versátil que podemos utilizar en distintas comidas del día. Se convierte en un gran desayuno o merienda y tenemos la posibilidad de combinarlo con fruta deliciosa para que los niños 
absorban los nutrientes de estos alimentos tan saludables. 

Añadir comentario

Haz clic para publicar un comentario