Sociedad

Explotación sexual infantil: “Todo lo que dijimos fue visto con sospecha”

explotacion infantil

Se puede culpar a los padres de niños explotados sexualmente por bandas criminales por no prevenir el abuso, según un informe.

Cuando la hija adolescente de Jess Brookes empezó a huir por la noche, fue aterrador. Pero en 2016, cuando llegó a casa con cortes de cuchillo en la cara, “recibimos el golpe de nuestra vida”, dice Brookes. Llevó una semana de cuidadosa investigación para averiguar lo que estaba pasando: Charlotte, de 13 años, estaba siendo violada y amenazada por una banda criminal en la ciudad de la costa sur donde viven. El aseo había comenzado cuando ella tenía 12 años.

Petrificada por la seguridad de su hija, Brookes llamó al equipo de protección infantil de su consejo para pedir ayuda. “No me respondieron durante años. Literalmente semanas”, recuerda Brookes con incredulidad. Cuando sus llamadas telefónicas, cada vez más angustiosas, finalmente dieron una respuesta, fue, según ella, “absolutamente espantoso”. “Mi enfoque fue ser constructivo, trabajar en cooperación y dar toda la información posible”, dice Brookes. Pero cuando, después de más semanas de persecución, llegó el informe de la trabajadora social, ella y su marido se encontraron con que se les culpaba de no haber impedido que se produjeran los abusos.

“Fue devastador. Leerlo fue como mirar tu vida pero no reconoces a las personas de las que se habla”, explica. “Todo lo que habíamos dicho era retorcido, todo se miraba a través de la lente de la sospecha, aunque no éramos las personas que estaban cometiendo ningún delito”.

La experiencia de Brookes está lejos de ser única, según un informe condenatorio publicado hoy por la organización benéfica Parents Against Child Exploitation (Pace).

El informe se basa en entrevistas semiestructuradas y sesiones de grupos focales con 32 padres o abuelos cuyos hijos fueron abusados sexualmente fuera del hogar. Su testimonio es una lectura perturbadora: largos retrasos en cualquier acción que se tome; no ser escuchado por los trabajadores sociales; sentir que su hijo no ha sido ayudado; y que a menudo se les considera malos padres, o incluso posibles abusadores ellos mismos. Casi todos los participantes consideraron que los trabajadores sociales no tenían una comprensión cabal de la explotación sexual de los niños, y que a menudo minimizaban o descartaban los daños físicos y mentales a los que sus hijos estaban siendo sometidos por las bandas criminales.

“La explotación sexual que sufría mi hija no formaba parte de las discusiones sobre los servicios para niños”, dice Nicholas Beale, un padre soltero de las West Midlands que ha criado a su hija por su cuenta desde que era un bebé. “La seguí criando con [los servicios infantiles], pero ellos cuestionaban constantemente mi paternidad, mis defectos. Y el lenguaje utilizado era tan condescendiente, condescendiente, deshumanizante… si hubiera sido una sola persona, lo habría achacado a sus defectos individuales, pero eran todos los trabajadores sociales con la excepción de uno.”

El propio Beale, un experimentado profesional del trabajo comunitario, dice que se sintió tan desprovisto de apoyo que no tuvo más remedio que pedir que su hija fuera a un hogar de acogida temporal. La tensión emocional le pasó factura, y esto, dice, fue usado en su contra por trabajadores de primera línea decididos a encontrar la culpa.

“Era una trampa… me animaba a tomar antidepresivos, lo cual hice, y luego fue: ‘No estamos seguros de cómo lo está llevando papá, porque está tomando antidepresivos'”, recuerda, desconcertado y aún así, claramente, enojado.

La explotación sexual de niños es cada vez más notoria, con casos en Rotherham, Oxford, Telford y, más recientemente, Manchester que aparecen regularmente en los titulares.

Gill Gibbons es directora ejecutiva de Pace, que apoya a los padres que intentan liberar a sus hijos de las garras de las pandillas que violan en serie a adolescentes vulnerables con fines de lucro. Dice que, aunque las cosas han cambiado desde la época del escándalo de Rotherham, cuando los trabajadores sociales consideraban explícitamente que los niños consentían en su propio abuso, el testimonio en el informe de Pace la lleva a creer que “el cambio para dejar de culpar a los padres ha tomado mucho más tiempo”. “Se ha integrado en toda la formación sobre el abuso infantil que el primer perpetrador al que se mira es a los padres”, dice.

Jenny Coles, vicepresidenta de la Asociación de Directores de Servicios Infantiles y directora de servicios infantiles de Hertfordshire, insiste en que la comprensión de las autoridades locales sobre la explotación sexual de los niños se ha desarrollado en los últimos años, específicamente como resultado de escuchar a los padres. “Ha informado y mejorado la práctica, así que escuchar a los padres se siente de esta manera no es lo que uno querría”, reconoce. El personal de primera línea, explica, está siendo capacitado en “una amplia gama” de materiales actualizados. Si bien Coles reconoce que la metodología de protección de los niños se basaba originalmente en el abuso y la negligencia dentro de la familia, sostiene que “en todo el país se ha desarrollado una orientación más amplia para la planificación de la seguridad y la protección de los adolescentes”.

¿Qué te ha parecido?

Añadir comentario

Haz clic para publicar un comentario