Jodie Jackson, autora y experta en el impacto psicológico de las noticias, acaba de publicar un libro para niños. Ella explica cómo y por qué esto se basa en los principios de la psicología positiva.

Si los adultos están tristes y deprimidos al ver las noticias, ¿qué impacto tiene esto en los niños? Me acababa de convertir en madre cuando escribí mi primer libro. Eres lo que lees: por qué cambiar la dieta de los medios puede cambiar el mundo.

Ahora, embarazada de mi tercer hijo, decidí que era hora de empaquetar mis lecciones de investigación en un libro para niños. Little Ruffle and the World Beyond, que sale esta semana, es el resultado.

Si queremos una historia diferente
Debemos tener una visión diferente
Sube mi querida
Tengo algo que enseñarte

Cuenta la historia de un pájaro que no puede ver fuera de su nido, luego escucha historias sobre el mundo contadas por sus mayores. Como resultado, tiene miedo de volar porque parece un lugar malo y aterrador. Pero Little Ruffle pronto descubre, a través de una aventura, que el mundo está lleno de belleza, bondad, coraje y brillo; solo necesitamos saber dónde buscar.

Muchos años de investigación nos han demostrado cómo el incesante flujo de noticias negativas hace que quienes las consumen se sientan ansiosos, pesimistas y deprimidos. Estos sentimientos perduran, porque se nos ha ensayado para sentirlos. Al presenciar continuamente problemas no resueltos, desarrollamos un sentimiento de impotencia. Esto es cierto tanto para los adultos como para los jóvenes consumidores de noticias.

Los niños están expuestos a las noticias desde pequeños. Ven o escuchan las noticias muchas veces al día a través de la televisión, la radio, conversaciones, periódicos, revistas y en línea. Incluso si descubrimos que no están prestando atención, generalmente perciben más de lo que sabemos.

El miedo es una de las primeras reacciones que podemos reconocer en nuestros hijos. Pueden mostrarse retraídos o enojados como una forma de expresar su frustración. Además, las malas noticias pueden llevar a nuestros hijos a desarrollar una actitud derrotista; la creencia de que los problemas del mundo son demasiado grandes para resolverlos.

Necesitamos saber por qué el mundo está triste
Entonces preguntamos: ¿cuál es el problema?

No sirve de nada detenerse allí
Necesitamos ver cómo se ve mejor

Todo lo cual plantea la pregunta: ¿qué podemos hacer, como padres, para proteger la salud mental de nuestros hijos? ¿Cómo podemos ayudarlos a estar mejor informados sobre la condición del mundo y el estado de la humanidad? Organizaciones como la Academia Estadounidense de Psiquiatría Infantil y Adolescente y Common Sense Media, una organización benéfica en los Estados Unidos, han elaborado pautas sobre el consumo de noticias para niños. Sus recomendaciones incluyen limitar la exposición de los niños a las noticias, especialmente cuando los temas son difíciles, peligrosos, violentos e inquietantes.

‘La esperanza y el optimismo son creencias de que el futuro puede ser mejor que el pasado’, dice Jackson

Los padres y tutores deben saber cuándo pueden reproducirse noticias de fondo en la televisión o la radio, o cuando tienen conversaciones con adultos sobre las noticias cuando los niños están en la sala. Otra sugerencia es explicarles a nuestros hijos que la noticia puede ser exagerada o publicitada para ayudar a llamar nuestra atención, por lo que no nos la tomamos demasiado en serio. Utilizan la denominada «venta de malas noticias» como la razón por la que las emisoras eligen este tipo de contenido en un entorno de medios competitivo.

No tenemos que aceptar que estas respuestas son simplemente un daño colateral: el costo de estar informado. Se puede argumentar que, cuando se informa mucho sobre tantos problemas, los niños ni siquiera están muy bien informados, porque no tienen una visión completa del mundo.

Ella no quiso dejar su nido
el mundo se veía grande y malo
Las historias que solían contarse
entristeció al pequeño Ruffle

En una era cada vez más digital, donde los niños están conectados a la tecnología durante un promedio de 23 horas a la semana, gestionar lo que ven y oyen es difícil. Es necesario limitar la exposición a las malas noticias, pero no es suficiente. Al igual que con los adultos, tiene sentido aumentar activamente la exposición de los niños a noticias genuinas, poco atractivas y bien publicitadas sobre soluciones.

Little Ruffle and the World Beyond de Jodie Jackson se lanza esta semana

Little Ruffle and the World Beyond de Jodie Jackson se lanza esta semana

La esperanza y el optimismo son creencias de que el futuro puede ser mejor que el pasado; no es que sea mejor, pero puede serlo. Cuando los niños son optimistas o esperanzados, tienden a avanzar hacia el problema; esto se conoce como afrontamiento activo. Puede darles valor para enfrentar un problema y perseverar si no lo resuelven de inmediato.

Como padres, maestros, gobernadores y periodistas, debemos abrazar los principios del periodismo constructivo, como los defendió durante muchos años la revista Noticias Positivas, y aplicarlos también al entorno de información de nuestros niños. No para protegerte de los problemas del mundo, sino para poder ver lo que es posible en tu presencia.

Ves, las preguntas que hacemos
nos dará respuestas a cambio
y si pedimos ver lo bueno
hay mucho que podemos aprender

El libro de Jodie Jackson, Little Ruffle and the World Beyond, ya ha sido lanzado. Se puede descargar un paquete de recursos gratuito para padres y educadores en escuelas primarias y guarderías en littleruffle.co.uk

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here