Shibuya, Tokio.

Shibuya, Tokio. Foto: iStock

Australia está considerando abrir sus fronteras a los países asiáticos, incluidas partes de China, dijo el martes el primer ministro Scott Morrison, mientras Canberra busca revivir una economía devastada por COVID-19.

Australia cerr√≥ sus fronteras a todos los no ciudadanos y residentes permanentes en marzo, aunque Canberra permiti√≥ que los residentes de Nueva Zelanda ingresaran en octubre. Los viajes internos son limitados, aunque se espera que esas restricciones se levanten a finales de este a√Īo.

Morrison prohibió la entrada desde Estados Unidos o Europa, pero dijo que Australia podría permitir que personas de países de bajo riesgo como Taiwán, Japón, Singapur e incluso provincias chinas.

¬ęEstamos … examinando qu√© arreglos alternativos podr√≠an ser dif√≠ciles de canalizar a los visitantes a trav√©s de arreglos de cuarentena apropiados para pa√≠ses de bajo riesgo¬Ľ, dijo Morrison a los periodistas en Canberra.

China fue uno de los primeros países en que Australia restringió la entrada.

La consideración de aliviar los frenos de viaje se produce cuando Morrison dijo que Australia ha pasado tres días sin casos de COVID-19 adquiridos localmente.

Todos los casos fueron detectados en locales en cuarentena que han regresado recientemente del exterior.

La revitalización del turismo sería un impulso muy necesario para la economía australiana, que se contrajo un 7% en los tres meses que terminaron en junio, el nivel más alto desde el inicio récord en 1959.

El turismo en 2019 represent√≥ el 3,1% del producto interno bruto del pa√≠s, contribuyendo con casi $ 61 mil millones a la econom√≠a, seg√ļn datos del gobierno.

Aunque muchos australianos están de vacaciones a nivel local, muchos operadores turísticos están luchando y se han visto obligados a dejar a su personal.

10 de noviembre de 2020

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here